Espasmos en los párpados que provocan el cierre de los mismos, con las correspondientes consecuencias para la visión. En ocasiones es necesario inyectar Toxina Botulínica en párpados y tejido periocular para tratar esta enfermedad.